De mal en peor

San Nicolás ha llegado y este año lo ha hecho escoltado por las fuerzas de seguridad. No se trata de una broma, ni de un golpe de efecto periodístico. Un año después de que un grupo de defensores de Zwarte Piet, el tradicional paje de tez oscura, cortara la autopista A7 e impidiera una manifestación de los que lo consideran un símbolo racista, la discusión sobre el negro Pedro ha dejado de ser un debate dialéctico, apoyado por acciones puntuales de unos y otros, para convertirse en una batalla campal muy alejada de la fiesta infantil.

Cuando mis hijos eran pequeños, San Nicolás y su numeroso séquito de rostros oscuros y ojos celestes desembarcaban a escasos doscientos metros de nuestra casa, un sábado de finales de noviembre a las 10 de la mañana. Dada la hora –noviembre es un mes muy frío y en mi familia tendemos a hibernar–, mi mayor preocupación, antes de salir corriendo en cuanto oíamos la sirena del barco, era que el personal fuera abrigado y con la cara lavada. Y el desayuno solía ser un evento alborozado en el que se contaba el botín de golosinas resultante. Es natural que las tradiciones evolucionen. No lo es tanto que hoy en día los padres tengan que tener en cuenta la seguridad de sus hijos, antes de considerar si acudir a un evento de este tipo.

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Patricia Narváez es asesora jurídica, escritora y colaboradora de Gaceta Holandesa

Artículos relacionados

Deja un comentario