Margreet Klokke, sacerdote protestante

“Una Iglesia más fluida y flexible, menos dogmática, se adaptaría mejor al tiempo actual”

Hace treinta años que Margreet Klokke se licenció en teología por la universidad de Leiden. Desde el año pasado ha vuelto a esta misma ciudad para liderar la parroquia de la Hooglandse Kerk, después de ejercer como sacerdote en La Haya. Lleva a cabo su profesión en un país donde menos de la mitad de la población se declara creyente, y entre los fieles, un 15 por ciento es protestante frente al 25 por ciento católico. El descenso en las cifras no es algo que le preocupe porque según Klokke, poco amiga de una Iglesia dogmática, siempre habrá personas en busca de apoyo espiritual, y ese es para ella el verdadero sentido de la religión. Y no está sola, ya que cada vez son más las mujeres que ejercen como sacerdotes en la Iglesia Protestante Holandesa (PKN), un cajón de sastre que aglutina a más de 3.500 congregaciones de perfil muy diverso. Gaceta Holandesa ha charlado con ella una fría mañana de invierno en su pequeño y acogedor despacho en la trasera de esta iglesia del siglo XIV, que nació católica y pasó a ser de culto protestante doscientos años más tarde. Con su historia controvertida, la Hooglandse Kerk se convierte en el lugar idóneo para escuchar a una mujer sacerdote hablar del cambio como la constante de todas las religiones y de su vida como madre, esposa y líder espiritual.

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario